Su mano me guia fuera de la barra del bar. Lanzo la observacion fugaz al proteccii?n que ronca contiguo a su amiga. “ nunca te preocupes estara bien” me lleva por mano hacia el elevador.

 In Interracial Cupid sexo

Su mano me guia fuera de la barra del bar. Lanzo la observacion fugaz al proteccii?n que ronca contiguo a su amiga. “ nunca te preocupes estara bien” me lleva por mano hacia el elevador.

En el elevador se recuesta cansada asi­ como provocadora en la de estas esquinas. Las rizos se deslizan por su derrama asi­ como el reflejo de su espalda desnuda se marca comercial en el espejo. Las ojos me atraviesan y no ha transpirado las imagenes sobre ascensores averiados se suceden en mi cabeza; mi oido entre sus labios entretanto la golpeo contra la pared. Mis manos apretando sus nalgas con potencia. Su torso contra mi boca. Sus pezones dentro de mis dientes.

Una diferente vez toma suavemente mi mano. Las dedos son sedosos desplazandolo hacia el pelo tiernos.

Llegamos a la ultima planta y no ha transpirado el montacargas se abre. Sus unas juegan entre mis nudillos. “? Que podes ensenarme? ?Teneis cabeza en este hotel? Me decido a que la ojeada tiene que acontecer barbara.”

Desde la torrado observamos la calle con las luces asi­ como su circulacion. Una extrana impresion sobre aislamiento nos invade. El universo parece estar tan lejos como el pavimento sobre la avenida. En nuestra burbuja las manos me guian hacia su busto fuerte y agradable. Sus pezones atraviesan su traje asi­ como se marcan como cacahuetes. Su respiracion se contiene suavemente. Nuestros labios se unen desplazandolo hacia el pelo me pierdo en su lenguaje, tierna y no ha transpirado jugosa, que juega entre mis dientes asi­ como se retuerce voraz en mi boca. Sus labios, jugosos desplazandolo hacia el pelo ardientes, dejan transito a sus dientes que aprietan con fuerza las mios. Mis manos se introducen por su escote y por mediacii?n de su sosten. Su tez se tersa entre mis dedos. Su corazon palpita pobre mis yemas. Las manos me aprietan con potencia contra la novia. Sus unas se clavan en mi trasero. Mis manos la levantan en la cornisa y sujetan su culo con potencia. Se contrae, se afloja, se tersa, su vello es ligero desplazandolo hacia el pelo se eriza con la potencia de mis dedos. Me deslizo escaso su ropa interior. Esta totalmente empapada. Las labios devoran mis orejas su aliento acaricia mis timpanos. Sus pezones se clavan por medio de mi camisa. Las manos desabrochan mi cinturon, sus dedos bajan la cremallera, sus unas rompen el boton. Mis culotes caen al piso con potencia. Con la entrepierna a punto de explotar, siento sus manos suaves y no ha transpirado calientes. Me acaricia, juega, se pierde… Voy a reventar, muero de placer. mi boca se ahoga entre sus cabellos, sus labios se desliza por mi torso. Tira de mi. La penetro con potencia. Nunca Tenemos fuerza. Un gemido decaido en mi cuello. Su organismo me desea y no ha transpirado se encoge bajo mis brazos. Las piernas me aprietan contra ella. Su piel arde, su aliento incendio, sus manos me acercan y me alejan a cada gemido. Gime: “No, no podria, nunca puedo… seri­a demasiado. De, por favor.” La ligado con potencia por el cuello, la contacto con potencia de acallar las palabras. Esta noche eres mia. Entretanto la ligado con una mano, bajo su traje con la otra. Sus pechos chicos y no ha transpirado erectos quedan al descubierto. Las devoro, las muerdo, las lamo, las chupo. Su frente se deja caer acerca de mi mano extasiada, sus manos me aprietan con fuerza. Entre las extremidades inferiores el placer no conoce limite, aprieta con potencia, me destroza, me mata. Oigo las zapatillas caer al asfalto. Las extremidades inferiores se elevan hacia el paraiso asi­ como se apoyan en mis hombros. En el ajustado alfeizar, deja caer su torso. Las cabellos cuelgan en el aire, su cabecera se lanza an una diferente dimension. Con sus caderas entre mis manos la aprieto contra mi y no ha transpirado la embisto con potencia. Las manos cuelgan en el viento. La siento gotear por mis extremidades inferiores. La siento contraerse en torno a de mi verga. El sudor fluye por su tez que rios. Las manos se deslizan por sus pechos desplazandolo hacia el pelo su barriga. Las gritos bien no se apagan, crecen a cada ataque. Agarro una de las manos asi­ como se la pongo en la boca, su idioma se desliza entre mis dedos. Con sus manos tapando su boca, se ahoga de placer, sus gemidos son suaves y cantarines. Dios, gracias por noches cГіmo ver quiГ©n le gusta el interracial cupid sin pagar como esta. Con los ojos abiertos me mira fijamente. Sus manos me agarran por la camisa y no ha transpirado me aprieta contra su pecho. Sus piernas se abren a mi transito. Siento su exudacii?n desenfadado y no ha transpirado dulce a la oportunidad en mi boca. Las pies me empujan hacia la novia, sus unas se clavan en mi espalda. Su cuerpo humano se tensa desplazandolo hacia el pelo queda rigido unos instantes, su respiracion se detiene, sus dientes se clavan en mi cabecera. Me envuelve totalmente con su cuerpo humano fuerte igual que la roca. a modo que un gemido agobiado sale sobre su desfiladero, su cadaver se relaja, sus musculos se destensan desplazandolo hacia el pelo las extremidades caen al viento. Queda muerta dentro de mis brazos entretanto sigo adentro sobre ella. Un juguete en mis manos. Me siento poderoso. Seri­a mia. Podria hacer lo que quiera con la novia. Ahora el placer seri­a mio. La penetro con fuerza asi­ como rapidez, su cadaver se agita carente vida con la calle sobre fondo. Mis manos aprietan las senos, estrujan su culo, mi lengua llena su boca. La levanto, la dejo ir. Seri­a mia. Es mia. ?Es mia!

Entretanto ella se abrocha las zapatos me dirijo a la salida de urgencia. Esta cerrada. Nos hemos quedado encerrados asi­ como nunca Existen modo de partir. “ La paso esta cerrada.” le digo. Ella se levanta, se aproxima a mi con camino firme. Me sujeta por la corbata asi­ como susurra a mi audicion: “ Y que.” Su lenguaje se desliza por toda mi oreja…

Recent Posts